Nº0

6 €

Trata de una receta recuperada del S.XVIII en la que se emplea corteza de Quinina que los Incas cultivaban junto con la maceración de 10 botánicos.
La recomendamos con un rodaja de pomelo y angélica.